3.31.2012

REVISTA AL OIDO. TEXTO DE PRESENTACION

Presentación revista “al oído 1”, viernes 4 de noviembre 2011.
directores, Diego Posadas y Mariano Pedrosa
po Amalia Sato

Una directora de cine y su obsesión por los datos que un sonido brinda, el registro del murmullo social como el mejor camouflage para los grandes secretos en público, el aprecio emotivo por los hits que marcan una etapa y son vigas de la memoria, un paneo por blogs archivo, la recuperación de un texto de congreso que pocos escucharon y que alerta sobre una lengua bisagra que ya es un hecho: el portuniol, un recorrido por una batea muy específica: la de los pianos exquisitos con indicaciones entusiastas dignas de viejo librero, nombrar por su género a una conocidísima canción japonesa, y honrar el plano dibujado por alumnos de una escuela, activos participantes, como ilustración del proyecto postales sonoras, dar dimensión confesional a las palabras de Sixto Palavecino, y desasnarnos sobre el canto nirgun de la India, más poemas exquisitos. Todo esto propone al oído, y si la tecnologia moldea ideologia, aquí hay intenciones absolutamente modernas, ser moderno, siempre ese proyecto como zanahoria tentadora: información precisa, mucho www, certera velocidad conceptual, respeto por las trayectorias es decir por la historia misma, gestión de archivos y ficheros. Y disenio, mucho color, cada pagina enjoyada, pero honrando al texto.
Invocando de los cinco sentidos, el que más desarrollado tienen felinos y cetáceos, Diego Posadas y Mariano Pedrosa nos hablan al oído, pero no bajo reserva o confidencialmente, ni en voz muy baja cerca de la oreja para que nadie más oiga, vale decir no a l’oreille, ni whisper it in my ear, creo yo que inventan un nuevo modismo, que al oído ahora tendría que abarcar lo contario dispersión, proliferación, difusión. Les aconsejo que presten oídos, que no cierren sus oídos, que si hay alguien duro de oído se disponga a escuchar pues tengo la intención de regalar el oído de diego y mariano, que son todo oídos en este momento, ellos tienen buen oído y prestan oído a lo que les interesa y aprecian, y saben discernir todo lo que llega a sus oídos porque no emprendieron esta tarea de oído ni les entran las cosas importantes por un oído y les salen por el otro. Para ellos, vamos en italiano, sentire, ascoltare, udire, es scoprire y sapere. Con picardía privilegian un sentido para abrirnos a nueva percepciones. Eso que sólo una revista - hoy ésta a la par literaria y musical - puede hacer con tanta libertad, con gestión política de nuevas circulaciones. Sólo por darse el gusto y con megáfono, al oído.

No hay comentarios:

Publicar un comentario