4.01.2012

Nora Iniesta, texto del catálogo de la muestra La vida siempre sonríe

La vida siempre sonríe
Collages de Nora Iniesta
Por Amalia Sato

Hallazgo, recorte, sacralización de fragmentos en el collage. La épica del artista condensada como antes en el empecinamiento del que pegaba hojuelas de oro en las catedrales, o suspiros de papel para acompañar una caligrafía a pincel. Operación con visos de porfiada alquimia. De la cita de esa galaxia que Nora Iniesta reconstruye sin fin y que llama infancia, a esta pulcra pretensión de ordenar, de nombrar, de acotar con palabras clave, el azar. En vaivén con el título de una muestra anterior “Nada es para siempre”, éste que lanza un enigmático “La vida siempre sonríe”. Y el espectador, que asiente, cómplice, en este juego que encandena el francés que Nora tan bien conoce: el objet trouvé, hallado en el Bureau des objets trouvés, la Oficina de objetos perdidos, donde el enfant trouvé, el niño o niña expósita que es todo artista, da con la expression trouvée, es decir feliz, a la que arriba de un modo tout trouvé, fácil, lógico y natural, como se desea siempre ese lance de dados que resuelve cada obra. Una posible solución a este acertijo de collage y sonrisa.

Buenos Aires, mayo de 2008.

No hay comentarios:

Publicar un comentario